El cometa ISON visto por el telescopio espacial Hubble

Podría provocar a finales de año una inusual lluvia de meteoritos sobre la Tierra

A finales de este año se espera que el cometa ISON se convierta en un objeto visible a simple vista cuando se aproxime a través de la atmósfera del sol. El telescopio espacial Hubble acaba de obtener una vista previa.

El Hubble fotografió ISON el 10 de abril. En ese momento, el cometa estaba a 386 millones de kilómetros del sol (394 millones de kilómetros de la Tierra), justo dentro de la órbita de Júpiter. Incluso a esa gran distancia del cometa ya le afecta la luz del sol que calienta la superficie y hace que se vaporicen los gases congelados. Un análisis detallado de la imagen revela un chorro de fuertes partículas de polvo en la cara hacia el sol desde el núcleo del cometa.

el cometa ISON visto por el Hubble

Los astrónomos están utilizando imágenes del Hubble para medir el nivel de actividad del cometa y limitar el tamaño de su núcleo helado. Las mediciones preliminares sugieren que el núcleo de ISON no mide más de tres o cuatro millas (~ 5 a 6 km) de diámetro. Esto es muy pequeño teniendo en cuenta el alto nivel de actividad observado en el cometa hasta el momento, dijeron los investigadores.

La polvorienta atmósfera del cometa, o “coma”, tiene aproximadamente 3.100 kilómetros de diámetro, o 1.2 veces el ancho de Australia. Una cola de polvo se extiende más de 57.000 millas, mucho más allá del campo de visión del Hubble. Está en marcha un análisis más cuidadoso para mejorar las mediciones y para predecir la actividad del cometa cuando se acerque a 700,000 millas sobre la superficie turbulenta del sol el 28 de noviembre.

Créditos: NASA, ESA, J.-Y. Li (Planetary Science Institute), and the Hubble Comet ISON Imaging Science Team

ISON podría provocar una inusual lluvia de meteoritos sobre la Tierra

Dirigiéndose hacia el sol, un pequeño pero increíblemente brillante cometa podría hacer más que deslumbrar los cielos de la Tierra cuando llegue a finales de este año.

Los científicos dicen que el cometa ISON, que derrama polvo al prodigioso ritmo de alrededor de 50 kilogramos por hora, podría provocar una inusual lluvia de meteoritos.

Las simulaciones por ordenador predicen que, por la ubicación y el movimiento del rastro de polvo del cometa, la Tierra pasará a través de la corriente de los finos granos en torno al 12 enero de 2014.

Algunas de las partículas, que son más pequeñas que el diámetro de un glóbulo rojo, deben ser empujadas por la presión de la luz solar, lo que les permite ser capturadas por la gravedad de la Tierra cuando el planeta se abra camino a través de las corrientes en gran parte invisibles.

“A medida que el cometa pasa a la órbita de la Tierra cuando va hacia el sol, tendrá partículas arrastrando detrás de él, dice Bill Cooke, científico principal en Oficina de Medio Ambiente sobre Meteoritos de la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Marshall.

“Pero ya que está pasando tan cerca del sol, también va a tener partículas empujado lejos por la presión de la luz del sol. Eso significa que vamos a tener partículas que vendrán hacia fuera y también caerán hacia adentro”.

“No solemos tratar con partículas que vienen en ambas direcciones”, dice Cooke.

Las partículas son tan pequeñas que a pesar de que llegarán a la atmósfera a alrededor de 201.000 kilómetros por hora, en lugar de quemarse, lo que provoca las llamadas “estrellas fugaces”, se detendrán por completo, predice el astrónomo Paul Wiegert, de la Universidad de Western Ontario en Canadá.

El único signo visible y detectable del polvo del cometa podría ser una proliferación de nubes de color azul brillante en el borde del espacio. Los científicos sospechan que estas nubes, llamadas noctilucentes, o “de noche luminosa” ,se pueden sembrar por el polvo en la atmósfera superior.

Con el tiempo, el polvo del cometa atrapado hará su camino – en silencio e invisible – a la superficie del planeta.

El cometa ISON, que fue descubierto en septiembre de 2012 por astrónomos aficionados en Rusia, se cree que está haciendo su primer viaje en el interior del sistema solar, por lo que a diferencia de los que repiten su vuelo, no ha establecido una rica estela de polvo de órbitas anteriores para que la Tierra volara a través de él.

ISON es un acrónimo del telescopio que los astrónomos utilizaban en la Red Óptica Científica Internacional.

Si el cometa sobrevive – y eso es un gran si – el cometa estará a 1,1 millones de kilómetros por encima de la superficie del sol cuando haga su máximo acercamiento el 28 de noviembre. Lo más cerca que llegará a la Tierra serán unos 64 millones kilómetros, el 26 de diciembre.

Un cometa en la década de 1970 pasó 10 veces más lejos del Sol que la órbita de ISON y quedó parcialmente desintegrado, dice Cooke.

“ISON puede muy bien no sobrevivir. Supongo que no lo sabremos con seguridad hasta que lo busquemos al salir de detrás del sol”, dice Cooke.

Actualmente el cometa se encuentra a unos 451 millones kilómetros de distancia de la Tierra y se acerca a la parte externa del cinturón de asteroides.

Las primeras imágenes capturadas por el telescopio Hubble muestran el núcleo del cometa no tiene más de seis kilómetros de ancho.

Vídeos virales

Escogemos para tí los mejores vídeos e historias de la web.Nuestro canal:

Visita nuestro canal de Youtube

Subscríbete gratis

Recibe en tu cliente de correo electrónico nuestras actualizaciones. Tu email abajo:

Categorías de las entradas