Vídeos virales

Vista rápida

Felino dientes de sable recién identificado es uno de los más grandes de la historia
Animales

Felino dientes de sable recién identificado es uno de los más grandes de la historia

El félido gigante Machairodus lahayishupup deambulaba por A…

60
Felino dientes de sable recién identificado es uno de los más grandes de la historia
Animales

Felino dientes de sable recién identificado es uno de los más grandes de la historia

El félido gigante Machairodus lahayishupup deambulaba por A…

60
Los burros que cavan pozos ayudan a que la vida prospere en el desierto
Naturaleza

Los burros que cavan pozos ayudan a que la vida prospere en el desierto

Los pozos proporcionan una fuente vital de agua, especialmen…

123
Cámara filma a atrevidas hienas molestando a un hipopótamo
Animales

Cámara filma a atrevidas hienas molestando a un hipopótamo

Los hipopótamos son un riesgo demasiado grande para los dep…

72
Nuevo dinosaurio pico de pato descubierto en Japón
Ciencia

Nuevo dinosaurio pico de pato descubierto en Japón

Los hadrosaurios, conocidos por sus anchos y aplanados hocic…

106
Un fascinante vídeo muestra el tercer vuelo sorprendentemente largo de Ingenuity en Marte
NASA-ESA

Un fascinante vídeo muestra el tercer vuelo sorprendentemente largo de Ingenuity en Marte

El vuelo completo duró aproximadamente 80 segundos El heli…

93
Un estudio repugnante muestra lo que sucede en el aire cuando se tira de la cadena de un baño público
Ciencia

Un estudio repugnante muestra lo que sucede en el aire cuando se tira de la…

Los aerosoles se elevaron hasta 109 centímetros por encima …

156

 

A+ A A-

Asombroso pico geomagnético alcanzó al antiguo reino de Judá

LA TIERRA Y SU MAGNETISMO - CONSECUENCIAS EN LA HUMANIDAD

Si esto volviera a ocurrir hoy, la red eléctrica podría acabar en una humeante ruina

Jarras antiguas contienen pistas sobre los fluctuantes campos magnéticos de la Tierra

El campo geomagnético de la Tierra envuelve al planeta en una capa protectora de energía, protegiéndonos de los vientos solares y las partículas de alta energía del espacio. Pero también es poco comprendido, sujeto a inverosímiles cambios de polaridad e intensidades que cambian rápidamente.

Ahora un descubrimiento casual de una excavación arqueológica cerca de Jerusalén ha dado a los científicos un vistazo de lo intenso que puede llegar a ser el campo magnético y la noticia no es buena para un mundo que depende de redes eléctricas y dispositivos de alta tecnología.

En un artículo reciente en Proceedings of the National Academy of Sciences, un grupo interdisciplinario de arqueólogos y geocientíficos informó de su descubrimiento. Querían analizar cómo cambia el campo geomagnético del planeta durante períodos relativamente cortos, y recurrieron a la arqueología por una simple razón. Los pueblos antiguos trabajaban mucho con la cerámica, lo que significa que calentaban la arcilla hasta el punto donde las partículas de óxido de hierro en la suciedad pudieran flotar libremente, alineándose con el campo magnético actual de la Tierra.

Mango de una jarra de Judá Mango de una jarra de Judá

Un puñado de fragmentos de cerámica en las ruinas de Judá les dio la guía perfecta para la historia del campo magnético de la Tierra. Durante el primer milenio aC, el reino de Judá era una ciudad bulliciosa, llena de mercados, burócratas y eruditos. Utilizaron un antiguo sistema de calendario lunar, y los cronistas anotaron los años de cada nuevo régimen político, así como otros cambios sociales importantes. En Tel Socoh, en Judá, había una pequeña industria dedicada a la producción de jarras de almacenamiento, y los artesanos sellaron allí cuidadosamente los símbolos del monarca reinante en el mango de cada tarro. Cuando los arqueólogos comparan los registros históricos con estos símbolos, es relativamente sencillo obtener una fecha exacta para la fabricación de una jarra. Por suerte para los geocientíficos en el siglo XXI, los mangos de las jarras tienden a sobrevivir más tiempo que otros pedazos de cerámica.

Al analizar las orientaciones de los metales en un conjunto de estos tiradores con fechas entre el 750 y el 150 aC, los científicos pudieron ver rastros del comportamiento del campo geomagnético. Lo que encontraron fue sorprendente. En algún momento a finales del siglo VIII aC, hubo una rápida fluctuación en la intensidad del campo durante un período de aproximadamente 30 años - primero la intensidad aumentó a más del 20 por ciento de la línea de base, luego se hundió al 27 por ciento bajo la línea de base. Aunque la tendencia general en ese momento era una disminución gradual en la intensidad del campo similar a lo que vemos hoy, este punto estaba básicamente fuera de las cartas.

pieza de una jarra de Judea

Escribiendo en The New Yorker, la geóloga de la Universidad de Lawrence, Marcia Bjornerud, señala que este pico geomagnético es mucho más grande que cualquier cosa que los geocientíficos hubieran creído posible. "Tanto la altura como la agudeza del pico que repiten empujan contra los límites de lo que algunos geofísicos creen que el núcleo exterior de la Tierra es capaz de hacer", explica. "Si el jet geomagnético del octavo siglo aC es real, los modelos para la generación del campo magnético necesitan un revisión significativa".

Los investigadores señalan que este pico geomagnético es similar a otro que ocurrió en el siglo X aC. Los datos del pico del siglo X y de este siglo VIII indican que estos eventos probablemente fueron localizados, no globales. Dicho esto, ellos escriben que "la extensión geográfica exacta de este fenómeno aún no se ha investigado, y el hecho de que estos son rasgos de muy corta duración que se pueden perder fácilmente sugiere que hay mucho más por descubrir". Comparan el alcance de estos picos con la Anomalía del Atlántico Sur, una región en la que el cinturón de radiación de Van Allen se hunde cerca de la superficie del planeta, atrapando partículas radiactivas y causando problemas a los satélites que cruzan cerca.

Los pueblos antiguos como los de Judá no se habrían molestado por un pico localizado del campo geomagnético, pero la gente en la misma región hoy lo llamaría un desastre. Una fluctuación de tal intensidad podría dejar al planeta mucho menos protegido de las tormentas solares que sobrecargan las redes eléctricas, destruyendo los transformadores y causando apagones generalizados.

A menudo pensamos en la era postindustrial como una en la que los humanos controlan la naturaleza. Pero en algunos aspectos, la tecnología avanzada ha hecho a la humanidad más vulnerable a las vicisitudes de nuestro planeta que nuestros antepasados.

Artículo científico: Six centuries of geomagnetic intensity variations recorded by royal Judean stamped jar handles

Modificado por última vez enDomingo, 19 Febrero 2017 01:44