Vídeos virales

Vista rápida

Extraño deslizamiento de tierra similar a lava a través de una ladera
El Planeta

Extraño deslizamiento de tierra similar a lava a través de una ladera

Sucedió en el pueblo Dimye en la meseta Qinghai-Tibet ¿Qué …

21
Extraño deslizamiento de tierra similar a lava a través de una ladera
El Planeta

Extraño deslizamiento de tierra similar a lava a través de una ladera

Sucedió en el pueblo Dimye en la meseta Qinghai-Tibet ¿Qué …

21
Ataque de mantis religiosa en cámara lenta
Animales

Ataque de mantis religiosa en cámara lenta

Las mantis atacan presas que son mucho más grandes que ellas…

36
Cassini concluye su histórica misión en Saturno
NASA-ESA

Cassini concluye su histórica misión en Saturno

Durante sus últimos momentos realizó las mediciones más prof…

42
Hay más de 300 tipos de hielo
Ciencia

Hay más de 300 tipos de hielo

Hielo como gel es la forma más ligera de agua nunca descubie…

31
Cassini hace su 'beso de despedida' en sobrevuelo de Titán
NASA-ESA

Cassini hace su 'beso de despedida' en sobrevuelo de Titán

El Gran Final de la misión será el próximo día 15 de septiem…

54
La NASA observa la llamarada solar más fuerte en una década
NASA-ESA

La NASA observa la llamarada solar más fuerte en una década

El Sol emitió dos llamaradas clase X, interrumpiendo el GPS …

63

Bacterias 'pesadilla' son reales, y el mundo tiene que actuar rápido

La resistencia antimicrobiana es impulsada por la evolución, un proceso imparable

La primavera pasada, Arjun Srinivasan, director asociado del Centers for Disease Control and Prevention (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) de EE.UU. (CDC), hizo una presentación a los funcionarios estatales de salud con una información alarmante. Antes del año 2000, dijo, era raro encontrar casos de bacterias resistentes a los carbapenémicos, una clase de potentes antibióticos de último recurso. Pero en febrero de 2013 habían sido vistas en casi todos los estados. Srinivasan también informó a Thomas Frieden, director del CDC.
El 5 de marzo, Frieden emitió una alerta a la población acerca de las bacterias "pesadilla", una familia de gérmenes conocidos como Carbapenem-Resistant Enterobacteriaceae, o CREs. Pueden matar a la mitad de los pacientes que contraen infecciones en la sangre de ellos, se resisten a la mayoría o todos los antibióticos y resisten a la propagación a otras cepas. El mes pasado, Frieden dio a conocer un informe que estima que al menos 2 millones de estadounidenses contraen infecciones cada año que son resistentes a los antibióticos y que al menos 23.000 personas mueren como resultado. Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud advirtió el año pasado: "La era post-antibióticos significa, en efecto, el fin de la medicina moderna como la conocemos. Cosas tan comunes como la faringitis estreptocócica o la rodilla cortada de un niño, podrían volver a matar otra vez". Las palabras de Frieden y Chan deberían ponernos los pelos de punta. Pero un informe de David E. Hoffman para el documental "Hunting the Nightmare Bacteria (A la caza de las bacterias pesadilla)", que se emitirá el martes en la PBS "Frontline", sugiere que se descartan en gran medida las últimas advertencias sobre resistencia a los antimicrobianos. No es una amenaza que hace que la gente salte de sus sillas. Siempre parece ser el problema de otro, en otro momento. Alexander Fleming advirtió de la resistencia a la penicilina en su conferencia del Premio Nobel 1945. Pero después de la Segunda Guerra Mundial los "medicamentos milagrosos" parecían inagotables y sus poderes inmensamente potentes, abriendo las puertas a nuevos horizontes en la medicina. La infección ya no significaba una muerte segura. ¿Qué podría salir mal?

bacterias pesadilla una amenaza real

La respuesta llegó en decenas de informes, libros e informes científicos que advertían que las bacterias desarrollan resistencia a los antibióticos, en parte debido al descuidado uso excesivo. En 1982, Marc Lappé publicó el libro "Germs That Won’t Die (Los gérmenes que no mueren)". En una conferencia celebrada en 1984 en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) dio lugar a un estudio publicado tres años después donde señaló que "la consecuencia de la resistencia microbiana es sin límites y la extensión de la resistencia de los genes se ha rastreado entre los países de todo el mundo". Stuart B. Levy de la Universidad de Tufts, un pionero en la investigación de la resistencia que había supervisado el estudio del NIH, publicó un libro en 1992, "The Antibiotic Paradox: How the Misuse of Antibioitcs Destroys Their Curative Powers (La paradoja del antibiótico: ¿Cómo el mal uso de los antibióticos destruye sus poderes curativos)". La Oficina de Evaluación Tecnológica del Congreso intervino con un voluminoso informe en 1995 (PDF). Desde entonces, ha habido un torrente de libros y artículos de divulgación. Si Frieden tiene razón, una crisis de salud pública exige más que un enfoque normal. Nuestra indiferencia no puede ser atribuida a la falta de pruebas. La resistencia es real. Pero, políticamente, no hay circunscripciones activas - no hay grupos de pacientes que marchan en las calles. Tomamos antibióticos por un período corto y luego nos olvidamos de ellos. Y los hospitales, que pueden ser calderos de bacterias resistentes, a menudo permanecen en silencio acerca de las infecciones y brotes preocupados por la publicidad negativa y la privacidad de los pacientes. Sin embargo, otra dimensión de la crisis es que la economía de desarrollo de fármacos ha llevado a las grandes empresas farmacéuticas a abandonar la investigación en nuevos antibióticos, mientras que persiguen las terapias más lucrativos para las enfermedades crónicas. La tubería de antibióticos se está secando poco a poco. Alguien debe sacarnos de este letargo y designar a personas para hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos en todos los frentes. Los objetivos son claros: presentación de informes mucho más detallados de datos nacionales, una mejor gestión de los existentes y un importante descubrimiento de medicamentos antibióticos y esfuerzo de desarrollo. No debemos esperar que los gobiernos haga todo. Esta crisis requerirá verdaderamente amplia colaboración, incluyendo científicos, médicos, hospitales, reguladores y la industria farmacéutica. Pero los gobiernos puede encender una chispa e impulsar a la gente hacia un resultado que cada uno no puede lograr por sí solo frente a una amenaza real. La resistencia antimicrobiana es impulsada por la evolución, un proceso imparable. Pero no hay que levantar las manos. No tenemos que volver a la era pre-antibiótica. Para mantener la droga maravilla de las maravillas hay encontrar un camino a seguir, y un poco de liderazgo en un largo camino que recorrer.
Modificado por última vez enSábado, 07 Noviembre 2015 16:02