Vídeos virales

Vista rápida

Chimpacés cazan y se comen a un mono
Naturaleza

Chimpacés cazan y se comen a un mono

Sir David Attenborough observa cómo cazan los chimpancés uga…

29
Chimpacés cazan y se comen a un mono
Naturaleza

Chimpacés cazan y se comen a un mono

Sir David Attenborough observa cómo cazan los chimpancés uga…

29
Este extraordinario perro puede ladrar hola
Curiosidades

Este extraordinario perro puede ladrar hola

George comenzó a ladrar la palabra hace dos años Esto le da…

27
Un circo alemán utiliza impresionantes hologramas en lugar de animales vivos
Sociedad

Un circo alemán utiliza impresionantes hologramas en lugar de animales vivos

El Circo Roncalli preserva la tradición de los actos con ani…

27
Los elefantes saben la cantidad usando solamente su sentido del olfato
Animales

Los elefantes saben la cantidad usando solamente su sentido del olfato

La primera vez que se ha demostrado que un animal hace esto …

72
Investigadores adjuntaron cámaras a gatos al aire libre para filmar lo que hacen todo el día
Animales

Investigadores adjuntaron cámaras a gatos al aire libre para filmar lo que hacen todo el…

Aparte de planear la caída de la humanidad, ¿qué hacen los g…

63
Mira la película más antigua de un eclipse total de Sol
El Planeta

Mira la película más antigua de un eclipse total de Sol

El vídeo fue filmado hace casi 120 años por el mago británic…

57

Caza en las copas de los árboles termina en una caída de 15 metros

Persecución entre gatos salvajes en las copas de los árboles

Gatos salvajes africanos en una mortal persecución

¡Una inesperada pelea de gatos en el desierto de Kalahari en África!

Mientras recientemente circulaba por una pista de grava en el campo de arena semiárido del Parque Transfronterizo Kgalagadi, el guía de campo Warrick Davies vio un caracal (Caracal caracal) que se encontraba en la base de una acacia erioloba (comúnmente conocida como espina de camello o espina de jirafa), con la mirada fija en las ramas.

"Pensamos que estaba viendo pájaros volando hasta el árbol", dijo Davies a StoryTrender. "Pero en una inspección más cercana, notamos que había un gato montés africano (Felis silvestris lybica) posado en lo alto de las ramas".

Los caracales son formidables depredadores capaces de atacar presas dos o tres veces su propio tamaño. Los de tamaño mediano suelen cazar en el suelo, utilizando sus poderosas patas traseras para lanzarse varios metros en el aire en busca de presas, generalmente alguna variedad de ave.

Gato salta 15 metros desde un árbol Gato salta 15 metros desde un árbol

Este caracal, sin embargo, tenía grandes aspiraciones: trepó por la espina de camello en un intento de atrapar al gato más pequeño, que se balanceaba precariamente sobre las delgadas ramas externas. Sin una ruta de escape a la vista, el gato montés africano se lanzó al aire desde al menos 50 pies (15 metros) de altura hacia el suelo arenoso de abajo. El caracal siguió en persecución, invitando a Davies a una doble exhibición de acrobacias felinas.

"Perdí la vista de los gatos mientras corrían por la hierba... pero momentos más tarde reaparecieron, con el caracal atrapando y matando al gato montés", recuerda Davies.

Aunque un plan de fuga "aéreo" como este puede parecer una opción arriesgada, los gatos están diseñados para este tipo de maniobras de altos vuelos, y es probable que ambos felinos no hayan sufrido daños en el descenso. "Poder sobrevivir a las caídas es algo crítico para los animales que viven en los árboles, y los gatos son uno de ellos", explicó a la BBC en 2012 el doctor Jake Socha, biomecánico de la Universidad Tecnológica de Virginia.

Hay varios registros de gatos cayendo desde alturas asombrosas solo para alejarse relativamente indemnes. (En una de esas historias, un felino doméstico cayó 32 pisos desde un alto edificio y aterrizó en el cemento abajo. ¿El daño? Un diente astillado y un pulmón colapsado).

Esta habilidad casi mística de los gatos para sobrevivir tales caídas significativas se reduce a la fisiología felina, la biología evolutiva y la buena física. Un estudio publicado en 1987 utilizó datos de una clínica veterinaria de emergencia de la ciudad de Nueva York para determinar la extensión de las lesiones en gatos que habían caído de edificios altos. La gran mayoría sobrevivió, lo que llevó a los investigadores a deducir que estos ágiles animales están diseñados para resistir una caída.

En proporción a su peso, los gatos tienen una superficie relativamente grande cuando de deslizan por el aire, lo que reduce la fuerza con la que golpean el suelo (notarás que la postura estándar de caída de gato involucra extremidades extendidas para aumentar la resistencia en el camino hacia abajo). Los autores del estudio descubrieron que un gato de tamaño promedio alcanza la velocidad terminal (la velocidad a la cual la fuerza de la gravedad hacia arriba iguala la resistencia del viento hacia abajo) a aproximadamente 60 mph (97 km/h). Un hombre de tamaño promedio cae al doble de esa velocidad.

Además de sus cuerpos "paracaídas", los gatos están equipados con patas musculares que actúan como amortiguadores cuando entran en contacto con el suelo. Los mismos músculos utilizados por los gatos para lanzarse en la dirección de su presa se usan para desviar energía hacia la desaceleración al hacer un aterrizaje. El ángulo de las patas también ayuda a absorber el impacto al caer.

Por lo tanto, a pesar de que es un cardiaco espectáculo de carreras, las acrobacias aéreas no son nada fuera de lo normal para aquellos en el gremio de felinos. En cuanto al ataque de gato contra gato, bueno eso también pasa...

Modificado por última vez enJueves, 30 Noviembre 2017 17:20