Vídeos virales

Vista rápida

Hienas trabajan juntas para abatir a un rinoceronte
Naturaleza

Hienas trabajan juntas para abatir a un rinoceronte

Las hienas son cazadores oportunistas y capitalizarán cualqu…

24
Hienas trabajan juntas para abatir a un rinoceronte
Naturaleza

Hienas trabajan juntas para abatir a un rinoceronte

Las hienas son cazadores oportunistas y capitalizarán cualqu…

24
Un interruptor molecular puede convertir a las hormigas guerreras en recolectoras
Ciencia

Un interruptor molecular puede convertir a las hormigas guerreras en recolectoras

Alternar una proteína poco después de la eclosión puede repr…

57
Increíble vídeo muestra lo que veríamos si los planetas reemplazaran a la Luna
NASA-ESA

Increíble vídeo muestra lo que veríamos si los planetas reemplazaran a la Luna

Júpiter es el planeta más grande del Sistema Solar No vas a…

70
Redescubierto en Vietnam diminuto ciervo del tamaño de un conejo
En peligro

Redescubierto en Vietnam diminuto ciervo del tamaño de un conejo

El ciervo ratón de Vietnam solo se había estudiado a partir …

91
Científicos de la NASA detectan una gran explosión termonuclear en el espacio
NASA-ESA

Científicos de la NASA detectan una gran explosión termonuclear en el espacio

Lanzó en 20 segundos la misma cantidad de energía que nuestr…

84
Usa una motosierra para separar a dos ciervos enganchados por los cuernos
Animales

Usa una motosierra para separar a dos ciervos enganchados por los cuernos

Ningún animal resultó herido por este proceso El oficial de…

95
A+ A A-

Conoce a 'Hércules', un loro de proporciones descomunales

Loro gigante Heracles inexpectatus

Restos de loro gigante extinto encontrados en Nueva Zelanda

Si bien la mayoría de los loros de hoy en día son lo suficientemente pequeños como para posarse sobre tu hombro, probablemente no quieras hacerlo con un recién descubierto antiguo ancestro del pájaro.

Unos paleontólogos en Nueva Zelanda han descubierto los restos de Heracles inexpectatus, un loro gigante extinto que habría estado a la altura de la cadera para la mayoría de las personas y había exhibido un pico lo suficientemente poderoso como para abrirse lo que quisiera.

Se estima que Heracles medía aproximadamente 1 m de alto y pesaba hasta 7 kg. Eso lo hace aproximadamente dos veces más pesado que el loro más pesado vivo hoy en día, el kakapo (Strigops habroptilus) extremadamente en peligro de extinción, también de Nueva Zelanda, y 10 veces más largo que el loro más largo, el guacamayo jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus).

Comparación de tamaños con el loro gigante Heracles inexpectatus Comparación de tamaños con el loro gigante Heracles inexpectatus

 

Los huesos fueron descubiertos en un depósito en el centro de Otago, Nueva Zelanda, que los científicos han estado excavando durante 20 años. Heracles data de hace unos 19 millones de años, y en su momento se cree que el pájaro vivió en un bosque subtropical diverso. Allí, crecieron especies de laureles, palmeras y podocarpos, lo que habría proporcionado al ave una variedad de frutas para comer. Pero dado su enorme y poderoso pico, los investigadores dicen que su dieta podría haberse ramificado aún más.

"Heracles, como el loro más grande de la historia, sin duda con un masivo pico de loro que podría abrirse todo lo que imaginases, podría haber comido más que los alimentos convencionales para loros, tal vez incluso otros loros", dice Mike Archer, autor del estudio. "Su rareza en el depósito es algo que podríamos esperar si se alimentara más arriba en la cadena alimentaria".

huesos del loro gigante Heracles inexpectatus

Esta puede ser la primera y hasta ahora única instancia de un loro gigante pero, según el registro fósil, las aves a menudo eran mucho más grandes en el pasado de lo que son hoy. Los recientes hallazgos incluyen un enorme pájaro con aspecto de avestruz que medía 3.5 m de altura, y un pingüino gigante que podría haber mirado a un humano a los ojos.

Curiosamente, este descubrimiento agrega evidencia a la idea de que las aves parecen evolucionar constantemente en el gigantismo en las islas, donde puede que no haya depredadores naturales. La isla de Mauricio tenía el dodo, que era básicamente una paloma gigante, Nueva Zelanda tenía a Heracles, el moa y el águila gigante de Haast, y otras islas tienen sus propias especies aviares gigantes y antiguos.

La investigación fue publicada en la revista Biology Letters: Evidence for a giant parrot from the Early Miocene of New Zealand

Modificado por última vez enMiércoles, 07 Agosto 2019 17:46