Vídeos virales

Vista rápida

Búfalo rescatado por su manada ante el acoso de leones
Animales

Búfalo rescatado por su manada ante el acoso de leones

Batallas entre leones y búfalos se desarrollan con bastante…

211
Búfalo rescatado por su manada ante el acoso de leones
Animales

Búfalo rescatado por su manada ante el acoso de leones

Batallas entre leones y búfalos se desarrollan con bastante…

211
Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor
Animales

Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor

¿Pensó que la hamaca era una amenaza? Este canguro es bá…

250
Roedores empapados enredan sus colas en un gran nudo en horrible vídeo del 'rey de las ratas'
Animales

Roedores empapados enredan sus colas en un gran nudo en horrible vídeo del 'rey de…

Un agricultor de la región de Stavropol, Rusia, encontró a…

334
Encuentros cercanos: recientes vídeos virales nos recuerdan que los alces van en serio
Animales

Encuentros cercanos: recientes vídeos virales nos recuerdan que los alces van en serio

Pueden convertirse en terroríficos atacantes defensivos en …

232
El extinto tigre de Tasmania cobra vida en imágenes en color
En peligro

El extinto tigre de Tasmania cobra vida en imágenes en color

El metraje original fue filmado por David Fleay en diciembre…

281
Inesperadamente el helicóptero Ingenuity puede continuar con más vuelos
NASA-ESA

Inesperadamente el helicóptero Ingenuity puede continuar con más vuelos

Ha sobrevivido seis meses al frío glacial de las noches mar…

229

 

A+ A A-

La medición más precisa del tamaño de un mundo extraterrestre

Los telescopios espaciales Kepler y Spitzer de la NASA miden el radio de la "súper-Tierra" Kepler-93b

Gracias a los telescopios espaciales Kepler y Spitzer de la NASA, los científicos han hecho la medición más precisa del radio de un planeta fuera de nuestro sistema solar. El tamaño del exoplaneta, llamado Kepler-93b, se sabe ahora con una incertidumbre de sólo 74 millas (119 kilómetros) a ambos lados del cuerpo planetario.
Los hallazgos confirman a Kepler-93b como una "súper-Tierra", es decir casi una vez y media el tamaño de nuestro planeta. Aunque las súper-Tierras son comunes en la galaxia, no existen en nuestro sistema solar. Exoplanetas como Kepler-93b son, por tanto, nuestros únicos laboratorios para el estudio de esta importante clase de planeta. medida precisa del exoplaneta Kepler-93b Con buenos límites en los tamaños y masas de las súper-Tierras, los científicos finalmente pueden empezar a teorizar sobre lo que compone estos extraños mundos. Las medidas previas, por el Observatorio Keck en Hawaii, habían puesto la masa de Kepler-93b en alrededor de 3,8 veces la de la Tierra. La densidad de Kepler-93b, que se deriva de su radio y masa recién obtenidos, indica que el planeta está hecho muy probablemente de hierro y roca, como la Tierra. "Con Kepler y Spitzer hemos capturado la medición más precisa hasta la fecha del tamaño de un planeta alienígena, que es fundamental para la comprensión de estos mundos lejanos", dijo Sarah Ballard, del Carl Sagan Fellow de la NASA en la Universidad de Washington en Seattle y autora principal de un artículo sobre los hallazgos publicados en la revista Astrophysical Journal. "La medida es tan precisa que es, literalmente, como ser capaz de medir la altura de una persona de seis pies y tres cuartos de pulgada de alto, si esa persona estuviera de pie en Júpiter", dijo Ballard. Kepler-93b orbita una estrella situada a unos 300 años luz de distancia, con aproximadamente el 90 por ciento de la masa y el radio del Sol. La distancia orbital del exoplaneta - sólo alrededor de un sexto de la de Mercurio del sol - implica una temperatura superficial abrasadora de alrededor de 1.400 grados Fahrenheit (760 grados Celsius). A pesar de sus similitudes recién descubiertas con la composición de la Tierra, Kepler-93b es demasiado caliente para la vida. Para hacer la medición clave sobre el radio de este tostado exoplaneta, los telescopios Kepler y Spitzer observaban el cruce de Kepler-93b, o el tránsito, con la cara de su estrella, eclipsando una pequeña porción de la luz estelar. La inquebrantable mirada de Kepler también rastreó simultáneamente el oscurecimiento de la estrella causado por las ondas sísmicas que se desplazan dentro de su interior. Estas lecturas codifican la información precisa sobre el interior de la estrella. El equipo aprovechó entonces para medir el radio de la estrella, que es crucial para medir el radio planetario. Spitzer, por su parte, confirmó que el tránsito del exoplaneta tenía el mismo aspecto en luz infrarroja como en observaciones en luz visible de Kepler. Estos datos de corroboración de Spitzer - algunos de los cuales fueron reunidos en un nuevo modelo de precisión - descartaron la posibilidad de que la detección de Kepler del exoplaneta fuese falsa, o el llamado falso positivo. Tomados en conjunto, los datos cuentan con una barra de error de sólo un uno por ciento del radio de Kepler-93b. Las mediciones indican que el planeta, estimado en alrededor de 11.700 millas (18.800 kilómetros) de diámetro, podría ser más grande o más pequeño cerca de 150 millas (240 kilómetros), la distancia aproximada entre Washington, DC y Filadelfia. Spitzer acumuló un total de siete tránsitos de Kepler-93b entre 2010 y 2011. Tres de los tránsitos fueron tomados utilizando una técnica de observación llamada "peak-up". En 2011, los ingenieros de Spitzer reutilizaron cámaras pico para el seguimiento de la nave, originalmente utilizadas para apuntar con precisión el telescopio, para controlar donde la luz de las tierras recogen píxeles individuales dentro de la cámara infrarroja de Spitzer. Como resultado de esto Ballard y sus colegas fueron capaces de reducir a la mitad del rango de incertidumbre de las mediciones de Spitzer del radio de los exoplanetas, mejorando la concordancia entre las mediciones de Spitzer y Kepler. "Ballard y su equipo han hecho un avance científico importante al tiempo que demuestra el poder de la nueva estrategia de Spitzer para la  observación de exoplanetas", dijo Michael Werner, científico del proyecto para el Telescopio Espacial Spitzer en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Artículo científico: Kepler-93b: A Terrestrial World Measured to within 120 km, and a Test Case for a New Spitzer Observing Mode NOTA: el vídeo está relacionado con este artículo: Kepler descubre los más pequeños planetas similares a la Tierra en la zona habitable
Modificado por última vez enJueves, 05 Noviembre 2015 19:28