Vídeos virales

Vista rápida

Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor
Animales

Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor

¿Pensó que la hamaca era una amenaza? Este canguro es bá…

45
Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor
Animales

Canguro pelea con una hamaca, sale segundo mejor

¿Pensó que la hamaca era una amenaza? Este canguro es bá…

45
Roedores empapados enredan sus colas en un gran nudo en horrible vídeo del 'rey de las ratas'
Animales

Roedores empapados enredan sus colas en un gran nudo en horrible vídeo del 'rey de…

Un agricultor de la región de Stavropol, Rusia, encontró a…

103
Encuentros cercanos: recientes vídeos virales nos recuerdan que los alces van en serio
Animales

Encuentros cercanos: recientes vídeos virales nos recuerdan que los alces van en serio

Pueden convertirse en terroríficos atacantes defensivos en …

97
El extinto tigre de Tasmania cobra vida en imágenes en color
En peligro

El extinto tigre de Tasmania cobra vida en imágenes en color

El metraje original fue filmado por David Fleay en diciembre…

137
Inesperadamente el helicóptero Ingenuity puede continuar con más vuelos
NASA-ESA

Inesperadamente el helicóptero Ingenuity puede continuar con más vuelos

Ha sobrevivido seis meses al frío glacial de las noches mar…

109
Leopardo aprende por las malas por qué no se debe molestar a los puercoespines
Animales

Leopardo aprende por las malas por qué no se debe molestar a los puercoespines

Los puercoespines del Cabo son los roedores más grandes de …

114

 

A+ A A-

La NASA localiza las causas del agujero de ozono del Ártico de 2011

Las temperaturas inusualmente frías y persistentes también impulsaron la destrucción del ozono

Una combinación de temperaturas extremadamente frías, productos químicos fabricados por el hombre y una atmósfera estancada estaban detrás de lo que se conoció como el agujero de ozono en el Ártico de 2011, encuentra un nuevo estudio de la NASA. Aun cuando ambos polos del planeta sufren pérdidas de ozono durante el invierno, la disminución del ozono del Ártico tiende a ser más leve y de menor duración que la de la Antártida. Esto es porque los tres ingredientes claves necesarios para destruir la capa de ozono: las reacciones químicas de cloro a partir clorofluorocarbonos artificiales (CFC), temperaturas frías y ausencia de la luz del sol están normalmente presentes en el Ártico al mismo tiempo. Las latitudes septentrionales generalmente no son lo suficientemente frías cuando el sol vuelve a aparecer en primavera en el cielo. Aún así, en 2011, las concentraciones de ozono en la atmósfera del Ártico estaban un 20 por ciento por debajo de su promedio final del invierno.
Este nuevo estudio muestra que, mientras que el cloro en la estratosfera del Ártico fue el último culpable de la severa pérdida de ozono del invierno de 2011, las temperaturas inusualmente frías y persistentes también impulsaron la destrucción del ozono. Por otra parte, las poco comunes condiciones atmosféricas bloquearon el transporte de ozono impulsado por el viento desde los trópicos, deteniendo el reabastecimiento de ozono estacional hasta abril. "Se puede decir que 2011 fue muy atípico: En más de 30 años de registros de los satélites, no habíamos visto nunca este frío durante tanto tiempo", dijo Susan E. Strahan, científica atmosférica del NASA Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, y autora principal del nuevo estudio, que fue publicado recientemente en el Journal of Geophysical Research-Atmospheres. "Eran, posiblemente, los niveles más bajos de ozono sobre el Ártico jamás registrados, pero todavía eran significativamente más altos que los de la Antártida", dijo Strahan. "Había aproximadamente la mitad de la pérdida de ozono tanto como en la Antártida donde los niveles de ozono se mantuvieron muy por encima de 220 ​​unidades Dobson, que es el umbral para llamar a la pérdida de ozono un "agujero" en la Antártida - por lo que la pérdida de ozono en el Ártico de 2011 no constituye un agujero de ozono".

ozono en el Ártico 2010-2011

La mayor parte de la disminución del ozono en el Ártico sucede dentro del llamado vórtice polar: una región de rápidos vientos circulares que se intensifican en el otoño y aíslan la masa de aire dentro de la vorágine, manteniéndola muy fría. Casi todos los años las ondas atmosféricas golpean el vórtice a latitudes más bajas en invierno, rompiéndose más tarde. En comparación, el vórtice Antártico es muy estable y dura hasta la mitad de la primavera. Pero en 2011, un clima inusualmente inactivo permitió que el vórtice ártico se mantuviera fuerte durante cuatro meses, manteniendo temperaturas frías, incluso después de que el sol reapareció en marzo y promovió los procesos químicos que agotan el ozono. El vórtice también jugó otro papel en el histórico mínimo de la capa de ozono. "La mayor parte del ozono que se encuentra en el Ártico se produce en las zonas tropicales y es transportado hacia el Ártico", dijo Strahan. "Pero si usted tiene un vórtice fuerte, es como cerrar la puerta - el ozono no puede entrar". Para determinar si la mezcla de productos químicos fabricados por el hombre y el frío extremo o las condiciones atmosféricas excepcionalmente estancadas fueron los principales responsables de los bajos niveles de ozono observados, Strahan y sus colaboradores utilizaron un modelo de química atmosférica y transporte (CTM) denominado Global Modeling Initiative (GMI) CTM. El equipo llevó a cabo dos simulaciones: una que incluía las reacciones químicas que se producen en las nubes estratosféricas polares, donde las pequeñas partículas de hielo se forman únicamente dentro del vórtice cuando hace mucho frío, y otra sin ella. Luego compararon sus resultados con las observaciones de ozono reales de satélite Aura de la NASA. Los resultados de la primera simulación reproducen los niveles de ozono reales muy de cerca, pero la segunda simulación mostró que, incluso si no había estado presente la contaminación de cloro, los niveles de ozono todavía hubieran sido bajos debido a la falta de transporte desde las zonas tropicales. El equipo de Strahan calculó que la combinación de la contaminación del cloro con las temperaturas extremas de frío son los responsables de dos tercios de la pérdida de ozono, mientras que el tercio restante se debió a las condiciones atmosféricas atípicas que bloquearon el reabastecimiento de ozono. Una vez que se rompió el vórtice y se reanudó el transporte de los trópicos, las concentraciones de ozono se elevaron rápidamente y alcanzaron niveles normales en abril de 2011. Strahan, que ahora quiere utilizar el modelo de GMI para estudiar el comportamiento de la capa de ozono en los polos durante las últimas tres décadas, no cree que en el futuro sea probable que haya frecuentemente grandes pérdidas de ozono en el Ártico. "Fue un año meteorológicamente muy inusual, y condiciones similares pueden no volver a suceder durante 30 años", dijo Strahan. "Además, los niveles de cloro están disminuyendo en la atmósfera, ya que hemos dejado de producir una gran cantidad de CFC como resultado del Protocolo de Montreal. Si dentro de 30 años tuviéramos de nuevo las mismas condiciones meteorológicas, habría en realidad menos cloro en la atmósfera por lo que el agotamiento del ozono probablemente no sería tan grave". Artículo científico: The contributions of chemistry and transport to low arctic ozone in March 2011 derived from Aura MLS observations
Modificado por última vez enDomingo, 08 Noviembre 2015 01:15