Vídeos virales

Vista rápida

Cocodrilos devoran el cadáver de un hipopótamo
Naturaleza

Cocodrilos devoran el cadáver de un hipopótamo

Algunos hipopótamos atacan a los cocodrilos para defender a …

44
Cocodrilos devoran el cadáver de un hipopótamo
Naturaleza

Cocodrilos devoran el cadáver de un hipopótamo

Algunos hipopótamos atacan a los cocodrilos para defender a …

44
InSight se sumará a la larga fascinación de los humanos por Marte
NASA-ESA

InSight se sumará a la larga fascinación de los humanos por Marte

Sigue en directo el 'aterrizaje' del nuevo módulo de la NASA…

129
Adorables gatitos de las arenas filmados en el desierto del Sahara
Animales

Adorables gatitos de las arenas filmados en el desierto del Sahara

Brindan una ventana al comportamiento natural de este raro f…

159
A este pájaro le encanta jugar a las escondidas
Animales

A este pájaro le encanta jugar a las escondidas

Las cacatúas son imitadoras naturales, y realmente sociales …

211
Luz de luna (Clair de Lune)
NASA-ESA

Luz de luna (Clair de Lune)

Versión 4K - Imágenes de la luna del Lunar Reconnaissance Or…

201
Serpiente pitón pierde su caza frente a un trío de hambrientas hienas
Naturaleza

Serpiente pitón pierde su caza frente a un trío de hambrientas hienas

Las pitones africanas de roca pueden crecer hasta más de cin…

208

Ver a una mantis hembra comerse una mantis macho mientras se aparean es terriblemente brutal

El amor de la mantis religiosa es mucho más raro de lo que crees

Ella deja la cabeza para lo último y que pueda mirarlo directamente a los ojos

Estos pequeños depredadores son formidables cazadores. Pero cuando se trata de copular, los mantis machos tienen buenas razones para temer el compromiso.

Mike Maxwell finalizó recientemente la temporada estudiando la vida amorosa de las mantis religiosas que viven alrededor de Bishop, un pueblo en la Sierra Oriental de California. Durante ese tiempo, ha visto algunos comportamientos inquietantemente extraños.

Es bastante conocido que las mantis hembra algunas veces se comen a los machos durante o después del apareamiento, un hábito que los biólogos llaman "canibalismo sexual".

Mantis devora a un macho sin cabeza Mantis devora a un macho sin cabeza

Pero entre las mantis confinadas que Maxwell investiga, se vuelve más raro que eso. Como resultado, cuando un macho mantis pierde su cabeza, no significa que pierda el impulso de procrear.

Lo leíste bien. No solo algunos mantis machos continúan apareándose incluso mientras son atacados por sus contrapartes femeninas, algunos machos son capaces de montar a una hembra y acabar el apareamiento incluso después de que les arranquen la cabeza por completo.

"Es un comportamiento realmente espeluznante y extraño", dijo Maxwell. "Entonces, ¿qué está pasando? ¿Por qué lo hacen? ¿Qué comen las mantis religiosas?".

Las mantis religiosas son en su mayoría depredadores de emboscada que típicamente comen pequeños animales como saltamontes, grillos, abejas, grillos y mariposas. Usan el camuflaje para esconderse y esperar a que su presa se encuentre a una distancia adecuada. Luego usan sus puntiagudas extremidades anteriores para agarrar a su presa. Las espinas en sus patas delanteras les ayudan a sostener a sus presas mientras comen usando sus poderosas mandíbulas para masticar.

pinzas de la mantis religiosa

¿Por qué las mantis religiosas se comen unas a otras? Las mantis religiosas a veces comen machos que se acercan a ellas para aparearse. Solo pueden hacer esto porque las mantis son depredadoras y las mantis femeninas son más grandes y más fuertes que los machos.

Morder la cabeza de sus presas es una técnica favorita para las mantis hambrientas. Entonces, cuando las mantis femeninas deciden comer una mantis masculina que se acerca, tienden a usar una técnica similar.

Maxwell observó que en aproximadamente una cuarta parte de los encuentros donde un macho se acerca a una hembra, se lo comen. Los momentos más peligrosos para él son cuando se acerca a la hembra y durante el acto de apareamiento. Cuando terminan, si sobreviven, los machos simplemente se alejan de las hembras o vuelan.

Uno pensaría que ser devorado parcialmente sería un problema para un macho mantis, pero no lo es. Aproximadamente la mitad de los machos que mueren cuando intentan aparearse son decapitados, pero continúan para terminar el trabajo sin la cabeza. Maxwell se refiere a ellos extraoficialmente como "jinetes sin cabeza".

mantis religiosa hembra devora a un machoComo profesor de biología en la Universidad Nacional en La Jolla, California, Maxwell estudia los factores subyacentes que hacen que estos animales se comporten de la manera en que lo hacen. Y uno de ellos es: el canibalismo es en la naturaleza más común de lo que la gente piensa.

"Pero generalmente no está en un contexto sexual", dijo Maxwell. "Muchos animales en general, como los tiburones, se comen a sus crías o matan a sus hermanos. Por lo general, tiene que ver con la competencia por la comida".

Pero el canibalismo que ocurre durante el apareamiento es mucho más raro. Según Maxwell, solo unos pocos grupos de animales, incluyendo mantis, arañas y posiblemente escorpiones, se comen en algún momento durante el apareamiento.

El canibalismo sexual generalmente solo ocurre en animales que son depredadores, porque tienen el equipo y el impulso predatorio necesarios para matar a un potencial compañero.

También es mucho más común cuando uno de los sexos es significativamente más grande que el otro. Para las mantis, las hembras tienden a ser más grandes y mucho más fuertes.

Desde un punto de vista evolutivo, ser comido por tu pareja no siempre es algo malo. Por un lado, la madre de su descendencia estará mejor alimentada y, por lo tanto, podrá poner más y más huevos sanos. Y las mantis femeninas ponen alrededor de 100 huevos en un solo lote, por lo que el padre es reemplazado muchas veces.

¿Muerden las mantis religiosas? La mayoría de las mantis no morderán a las personas, pero las pellizcarán con sus extremidades anteriores para defenderse.

Modificado por última vez enMiércoles, 15 Noviembre 2017 12:47