Vídeos virales

Vista rápida

Grupo de perros salvajes roban su presa a unos guepardos (Vídeo)
Naturaleza

Grupo de perros salvajes roban su presa a unos guepardos (Vídeo)

El área alrededor de una matanza puede ser un espacio tenso …

8
Grupo de perros salvajes roban su presa a unos guepardos (Vídeo)
Naturaleza

Grupo de perros salvajes roban su presa a unos guepardos (Vídeo)

El área alrededor de una matanza puede ser un espacio tenso …

8
Dos cocodrilos luchando nos recuerdan que la naturaleza es temerosa como el infierno
Animales

Dos cocodrilos luchando nos recuerdan que la naturaleza es temerosa como el infierno

Tremendo espectáculo en un campo de golf en Carolina del Nor…

33
Descubren un gusano que puede comer las bolsas de plástico
Ciencia

Descubren un gusano que puede comer las bolsas de plástico

Las larvas de la polilla de la cera son capaces de masticar …

43
La extraña vida del topo de nariz estrellada, el devorador más rápido del mundo
Animales

La extraña vida del topo de nariz estrellada, el devorador más rápido del mundo

Puede encontrar y engullir un insecto o gusano en un cuarto …

34
Espectaculares 'vuelos' de ranas deslizadoras arbóreas
Animales

Espectaculares 'vuelos' de ranas deslizadoras arbóreas

Durante el apareamiento se reúnen grandes congregaciones de …

35
Ovejas con piel de lobo: Esta polilla podría pasar por una araña
Animales

Ovejas con piel de lobo: Esta polilla podría pasar por una araña

Rasgos multicomponentes mejoran el éxito del mimetismo en la…

40

Las orugas tamborilean con sus anos para encontrar nuevos amigos

La mayoría de las larvas de oruga son veganas, pero estas especies de Hawai son avezadas asesinas

Es la primera evidencia de que los insectos dependen de las vibraciones para ganar nuevos amigos

Cuando se trata de encontrar nuevos amigos, esta oruga - literalmente - revienta su culo.

Los científicos ya sabían que las orugas de abedul enmascaradas (Drepana arcuata) frotan pelos en su extremos posteriores contra una hoja para crear vibraciones.

Pero una nueva investigación, aún no publicada, sugiere que los insectos del tamaño de grano de pimienta aplican el denominado tamborileo anal para invitar a otras orugas jóvenes a unirse a sus refugios de seda.

Grupo de orugas abedul enmascaradas (Drepana arcuata) Grupo de orugas abedul enmascaradas (Drepana arcuata)

Tejidos sobre hojas de abedul, estos capullos dan las orugas de América del Norte un lugar seguro en el que madurar. Sin embargo, se necesitan muchas orugas para hacer girar la seda y generalmente mantienen su lugar de ocultación, de ahí la necesidad de reclutas.

Escucha el tamborileo anal:

Es la primera evidencia de que las orugas se basan en vibraciones para formar grupos sociales, dice Jayne Yack, bióloga de la Universidad de Carleton. "Si pones la oreja cerca de la hoja, no se oye nada", dice Yack, quien presentó su investigación esta semana en el Congreso Internacional de Neuroetología en Montevideo, Uruguay.

"Pero si se utiliza un dispositivo llamado un vibrómetro láser, que detecta las vibraciones muy pequeñas, se escucha este loco sonido retumbante. En realidad suenan como leones!".

Oruga Chit-Chat

Las orugas de abedul enmascaradas, que pasan por cinco etapas de desarrollo, viven en refugios de seda comunes durante las dos primeras. Cuando se mudan a la tercera fase, se trasladan a vivir en solitario. Una vez solas, vibran el ano para señalar su territorio a las orugas que compiten, han observado anteriormente Yack y sus colegas.

tamborileo anal de la oruga Drepana arcuataJunto con el tamborileo anal y el raspado, las orugas vibran a través de partes de la boca, ya sea por tambores o raspándolas de lado a lado de la hoja.

Lo que fue desconcertante al principio, dice Yack, eran las jóvenes orugas sociales que también hacen complejas vibraciones parlantes con los anos incluso cuando estaban solas. "Cuando se alimentan, se oye 'Chomp, chomp, chomp, rascado anal. Chomp, chomp, chomp, rascado anal', "dice Yack. "Y cuando están construyendo un refugio, trabajan con otras y luego hacen un rasguño zumbido".

Para su investigación, Yack llevó al laboratorio orugas jóvenes del medio silvestre y las colocó sobre ramitas de hojas de abedul. Ella y sus colegas registraron luego las vibraciones y los comportamientos de los insectos.

Cuando una oruga visitante entró en la vecindad de una oruga residente (una que ha comenzado a construir un refugio y está alimentádose), la residente aumentó sus vibraciones anales y de su aparato bucal. Cuanto más se acercaba el visitante, más señales hacía la residente, muestra la investigación de Yack y sus colegas.

En apoyo a su teoría, las orugas de visita son más propensas a unirse a una residente que hace vibraciones más fuertes y complejas.

"Creemos que estas pequeñas orugas tienen un repertorio de señalización muy sofisticado, y el reclutamiento es sólo una parte de ese idioma", dice Yack.

Por ejemplo, una vez que la visitante se une al refugio de seda, los insectos siguen utilizando vibraciones para comunicarse entre sí acerca de la alimentación y el mantenimiento de la vivienda.

Buenas vibraciones

La investigación es una contribución importante hacia la comprensión de cómo utilizan los animales las vibraciones para hablar el uno al otro, dice Peggy Hill, una bióloga de la Universidad de Tulsa, que no participó en el nuevo experimento.

"La estimación actual es que se comunican al menos 20.000 especies de insectos" mediante el uso de objetos para hacer vibraciones, dice Hill. La técnica también se observa en los mamíferos, anfibios, e incluso algunos peces.

Lo que es más, lo más probable es que haya sido por mucho tiempo - tal vez hasta 230 millones de años, dice ella.

Y la ciencia está empezando a ponerse al día.

"Cuando empecemos a grabar más insectos en diferentes etapas de la vida", dice Yack, "vamos a ver un paisaje vibratorio conjunto".

Modificado por última vez enMiércoles, 06 Abril 2016 02:50