Vídeos virales

Vista rápida

Esta equidna albina es tan rara como la fauna australiana
Animales

Esta equidna albina es tan rara como la fauna australiana

Los monotrema son mamíferos con espinas que ponen huevos De…

7
Esta equidna albina es tan rara como la fauna australiana
Animales

Esta equidna albina es tan rara como la fauna australiana

Los monotrema son mamíferos con espinas que ponen huevos De…

7
Arrogante ardilla termina siendo comida por un zorro
Naturaleza

Arrogante ardilla termina siendo comida por un zorro

Pero a menudo una ardilla llega a la seguridad de los árbole…

53
Batalla de resistencia: Lobo intenta cazar un solitario alce
Naturaleza

Batalla de resistencia: Lobo intenta cazar un solitario alce

Ofrece una fenomenal visión de la resistencia por igual de l…

66
Astrónomos encuentran potencial solución a cómo se forman los planetas
NASA-ESA

Astrónomos encuentran potencial solución a cómo se forman los planetas

Polvo atrapado en 'trampas' permite el tiempo y el espacio p…

45
Según la NASA el Planeta Nueve existe
NASA-ESA

Según la NASA el Planeta Nueve existe

El Planeta Nueve podría ser nuestra "súper Tierra" El Plane…

59
Gigantesca pitón muerta en Indonesia después de atacar a un hombre
Animales

Gigantesca pitón muerta en Indonesia después de atacar a un hombre

Luego fue consumida pieza por pieza por los lugareños En un…

117

¿Porqué se extinguió el verdadero King Kong?

Gigantopithecus: El auténtico King Kong

El Gigantopithecus era cinco veces más grande que un hombre adulto

El más grande de los simios que ha existido en la Tierra se extinguió hace 100.000 años, ya que no pudo aprovechar la hierba de la sabana después que el cambio climático eliminó su dieta preferida de frutas del bosque, sugieren los científicos.

El más parecido King Kong que llegó a producir la naturaleza fue el Gigantopithecus, un verdadero peso pesado cinco veces más grande que un hombre adulto y que probablemente midiese tres metros de altura, según estimaciones incompletas.

Gigantopithecusde Tailandia Gigantopithecusde Tailandia

En su apogeo hace un millón de años, habitaba los bosques semi-tropicales en el sur de China y el sudeste asiático continental.

Hasta ahora, sin embargo, casi nada se sabía acerca de la forma anatómica o hábitos del gigante.

Los únicos registros fósiles son cuatro mandíbulas parciales, y tal vez un millar de dientes, el primero de los cuales apareció en la década de 1930 en los boticarios de Hong Kong, donde eran vendidos como "dientes de dragón".

el Gigantopithecus en comparación con un humano

Los estos escasos restos "son claramente insuficientes para decir si el animal era bípedo o cuadrúpedo, y cuáles serían sus proporciones corporales", dijo a la AFP Herve Bocherens, investigador en la Universidad de Tübingen en Alemania.

Su primo moderno más cercano es el orangután, pero se desconoce si el Gigantopithecus tenía el mismo tono rojo dorado, o era negro como un gorila. Otro misterio: su dieta. ¿Fue carnívoro o vegetariano? ¿Compartía el gusto por el bambú con su vecino el panda gigante prehistórico?

Responder a este enigma podría decirnos también por qué se extinguió un monstruo que seguramente tenía poco que temer de la otra fauna.

Adaptarse o morir

diente de Gigantopithecus de TailandiaAhí es donde los dientes tienen una historia que contar.

Examinando ligeras variaciones en los isótopos de carbono que se encuentran en el esmalte dental, Bocherens y un equipo internacional de científicos demostró que el primordial King Kong vivía solo en el bosque, era un vegetariano estricto y probablemente no estaba loco por el bambú.

Estas estrechas preferencias no representarían un problema para el Gigantopithecus hasta que la Tierra se sumió en una gran edad de hielo durante el Pleistoceno, que se extendió desde hace unos 2,6 millones hasta hace 12.000 años.

Fue entonces cuando la naturaleza, la evolución y tal vez una negativa a probar nuevos alimentos, conspiraron para condenar al mono gigante, explicó Bocherens.

molar de Gigantopithecus"Debido a su tamaño, el Gigantopithecus presumiblemente dependía de una gran cantidad de alimentos", dijo.

"Cuando durante el Pleistoceno, zonas boscosas se convirtieron cada vez más en paisajes de sabana, simplemente no tuvo un suministro suficiente de alimentos".

Y, sin embargo, según el estudio, otros monos y los primeros humanos en África que tenían un engranaje dental comparable fueron capaces de sobrevivir transiciones similares al comer las hojas, pasto y raíces que ofrecían sus nuevos ambientes.

Pero por alguna razón, el mono gigante de Asia era probablemente demasiado pesado para subir a los árboles, o balancearse en sus ramas y no hacer el cambio.

"El Gigantopithecus probablemente no tenía la misma flexibilidad ecológica y, posiblemente, carecía de la capacidad fisiológica para resistir el estrés y la escasez de alimentos", señala el estudio, que se publica en una revista especializada: Quaternary International.

répicla de Gigantopithecus

Ya sea que el mega-mono pudo haberse adaptado a un mundo en constante cambio, pero no lo hizo, o si fue condenado por el clima y sus genes, es probablemente un misterio que nunca será resuelto.

El cambio climático hace cientos de miles de años también fue probablemente responsable de la desaparición de muchos otros grandes animales del continente asiático.

Artículo científico: Flexibility of diet and habitat in Pleistocene South Asian mammals: Implications for the fate of the giant fossil ape Gigantopithecus

Modificado por última vez enJueves, 07 Enero 2016 21:57