Clicky

Vídeos virales

Vista rápida

Lobos pintados intentan cazar antílopes en una espeluznante persecución en un acantilado
Naturaleza

Lobos pintados intentan cazar antílopes en una espeluznante persecución en un acantilado

No se sabe que los licaones sean escaladores de ningún tipo…

283
Lobos pintados intentan cazar antílopes en una espeluznante persecución en un acantilado
Naturaleza

Lobos pintados intentan cazar antílopes en una espeluznante persecución en un acantilado

No se sabe que los licaones sean escaladores de ningún tipo…

283
Familia de facoceros escapa por los pelos de la emboscada de un leopardo
Naturaleza

Familia de facoceros escapa por los pelos de la emboscada de un leopardo

El grupo camina directamente hacia el emboscado leopardo Lo…

269
Elefante vuelca un coche en aterradoras imágenes de una reserva de caza de Sudáfrica
Animales

Elefante vuelca un coche en aterradoras imágenes de una reserva de caza de Sudáfrica

Es posible que el agresor en este caso fuera un macho en "ce…

322
La Tierra inhala y exhala carbono en una fascinante animación
El Planeta

La Tierra inhala y exhala carbono en una fascinante animación

Muestra las plantas absorbiendo y liberando carbono a medida…

216
Talégalo cabecirrojo australiano picotea a una pitón en una pelea frontal
Naturaleza

Talégalo cabecirrojo australiano picotea a una pitón en una pelea frontal

Su rango se superpone con el de la pitón diamante Australi…

245
Unos leones trepadores de árboles vuelven a rugir en Uganda
En peligro

Unos leones trepadores de árboles vuelven a rugir en Uganda

El comercio ilegal de vida silvestre es solo una de las amen…

261

 

A+ A A-

Tenía una enfermedad incurable llamada síndrome de depleción del ADN mitocondrial

Charlie Gard - un niño británico de 11 meses de edad terminalmente enfermo que se convirtió en el rostro de un debate mundial sobre los derechos de fin de vida - murió, según informes locales.

The Guardian informa que los padres de Charlie dijeron el viernes que su hijo había muerto, sólo un día después de que un juez aprobó un plan para que el niño fuera trasladado a un hospicio y desconectado de un ventilador.

Sus padres, Chris Gard y Connie Yates, lucharon durante meses en un atribulado caso judicial que pesaba sobre sus derechos de mantener vivo a su hijo contra el deseo de los médicos de dejarlo morir para salvarle del dolor y el sufrimiento.