Vídeos virales

Vista rápida

Estudio revela los secretos del vuelo de las mariposas
Animales

Estudio revela los secretos del vuelo de las mariposas

Los insectos crean pequeños chorros de aire al juntar sus f…

29
Estudio revela los secretos del vuelo de las mariposas
Animales

Estudio revela los secretos del vuelo de las mariposas

Los insectos crean pequeños chorros de aire al juntar sus f…

29
El SARS-CoV-2 necesita colesterol para invadir las células y formar megacélulas
Ciencia

El SARS-CoV-2 necesita colesterol para invadir las células y formar megacélulas

El colesterol es una parte integral de las membranas que rod…

45
Un dinosaurio gigante descubierto en Argentina podría ser el animal terrestre más grande de la historia
Ciencia

Un dinosaurio gigante descubierto en Argentina podría ser el animal terrestre más grande de la…

Podría ser un titanosaurio más grande que el Argentinosaur…

56
La poderosa interpretación de Lady Gaga del himno nacional en la toma de posesión de Joe Biden
Actualidad

La poderosa interpretación de Lady Gaga del himno nacional en la toma de posesión de…

Gaga entró luciendo como si esta fuera su ceremonia de coro…

55
Leones descansan en el patio de una casa desocupada
Animales

Leones descansan en el patio de una casa desocupada

Afortunadamente, esta manada finalmente siguió su camino L…

64
Serpientes forman 'lazos' para trepar en nuevos y sorprendentes vídeos
Animales

Serpientes forman 'lazos' para trepar en nuevos y sorprendentes vídeos

Las serpientes arbóreas marrones evaden así las trampas pa…

70

 

A+ A A-

Sus genes son en parte aves, reptiles y mamíferos

Se acaba de publicar el primer mapa completo del genoma de un ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus), y es tan extraño como cabría esperar de una criatura con 10 cromosomas sexuales, un par de espolones venenosos, una capa de piel fluorescente y una piel que 'suda' leche.

El ornitorrinco con pico de pato es verdaderamente una de las criaturas más extrañas de la Tierra. Junto con el puntiagudo equidna, estos dos animales australianos pertenecen a un grupo altamente especializado de mamíferos, conocidos como monotremas, que ponen huevos pero también alimentan a sus crías con leche.

Los genes de ambos son relativamente primitivos y no han cambiado, lo que revela una extraña mezcla de varias clases de animales vertebrados, incluidos pájaros, reptiles y mamíferos.

Por diferente que al principio parezca el ornitorrinco, son esas mismas diferencias las que revelan nuestras similitudes y nuestra ascendencia compartida con los demás vertebrados de la Tierra.

Los científicos creen que su genoma podría decirnos secretos sobre nuestra propia evolución y cómo pasaron nuestros distantes ancestros mamíferos de poner huevos a dar a luz.

Miércoles, 05 Agosto 2020 18:30

Secretos genómicos de un raro reptil

Los investigadores encuentran el lugar del tuátara en el árbol de la vida

Los científicos han secuenciado el genoma del tuátara o esfenodonte (Sphenodon punctatus), un raro reptil que solo se encuentra en Nueva Zelanda, cuyos antepasados deambularon por la Tierra con los dinosaurios.

Es un 67% más grande que el genoma humano, dicen, y la arquitectura genómica es diferente a todo lo que se informó anteriormente.

El proyecto fue una colaboración internacional dirigida por la Universidad de Otago de Nueva Zelanda en colaboración con el iwi local (tribu indígena maorí) Ngātiwai.

Etiquetado como

La cobra india es una de las cuatro serpientes más venenosas del mundo

Un gran equipo internacional de investigadores afiliados a instituciones corporativas y académicas ha secuenciado el genoma de la cobra india (Naja naja). En su artículo publicado en la revista Nature Genetics, el grupo describe su objetivo de usar el genoma secuenciado para desarrollar un antiveneno.

Cada año, aproximadamente 5 millones de personas en todo el mundo son mordidas por serpientes venenosas: aproximadamente 400.000 pierden extremidades y 100.000 pierden la vida.

Etiquetado como

Primera descripción completa del genoma del virus Zika

Hasta que estalló en la escena a principios de 2016, Zika era un oscuro virus poco conocido. Como resultado, los científicos saben poco acerca de cómo funciona. Durante el año pasado han aprendido que puede causar una gama de peligrosos problemas de salud, incluyendo defectos de nacimiento tales como microcefalia y problemas neurológicos tales como síndrome de Guillain-Barré. Pero no sabían qué proteína o proteínas del Zika están causando daño, o exactamente cómo causan daño estas proteínas.

Ahora, un nuevo estudio realizado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UM SOM) tiene por primera vez identificadas siete proteínas clave en el virus Zika que pueden ser las culpables de este daño. El estudio es la primera descripción completa del genoma del virus Zika. El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"El mecanismo de este virus ha sido un verdadero misterio", dijo el investigador principal del estudio, Richard Zhao, profesor de patología en la UM SOM. "Estos resultados nos dan una visión esencial para poder saber cómo afecta Zika a las células. Ahora tenemos algunas pistas muy valiosas para la investigación futura".

Etiquetado como

Pistas reveladas ahora por una nueva secuenciación del genoma

Han sido secuenciados por primera vez los genomas de la jirafa y su pariente más cercano, el solitario okapi de la selva africana, revelando las primeras pistas sobre los cambios genéticos que dieron lugar a la evolución del excepcionalmente largo cuello de la jirafa y su registro en la clasificación como la especie de tierra más alta del mundo. La investigación se publicó en la revista científica Nature Communications el 17 de mayo de 2016.

"La estatura de la jirafa, dominada por su largo cuello y patas, y una altura total que puede alcanzar los 19 pies (~ 6 m), es una proeza extraordinaria de la evolución que ha inspirado asombro y maravilla durante al menos 8.000 años - ya grabadas en las famosas tallas en la roca de Dabous en la República de Níger", dijo Douglas Cavener de la Penn State University, quien dirigió el equipo de investigación con Morris Agaba del Instituto africano Nelson Mandela para la Ciencia y la Tecnología en Tanzania.